Comedor escolar

En relación a diversos comentarios que se están difundiendo en las redes sociales sobre el comedor escolar de Muskizko Ikastola, debemos manifestar que, independientemente de las valoraciones particulares que cada uno pueda hacer sobre la calidad de los menús escolares, el comedor escolar de Muskizko Ikastola cumple, estrictamente, todos los criterios establecidos por las autoridades sanitarias y por el Departamento de Educación del Gobierno Vasco.

Por otra parte, el sistema de gestión que se implantó en el año 2000 no ha resultado óptimo ni satisfactorio por varias razones: por un lado, el sin sentido de ser suministrados por empresas, que a nuestro criterio, debían haber sido inhabilitadas como consecuencia de pactar precios, y por otro lado, que nuestr@s hij@s sean los directamente afectados con la merma más que notable de la calidad de los alimentos debido a la disminución del 10 % de los precios con que fueron adjudicados. Efectivamente, la gestión denominada “directa” está creada con el fin de obtener beneficios, y estos la mayor parte de las veces, comprometen la calidad del producto. El desconocimiento que se tiene de la procedencia de los productos, a veces es consecuencia de la globalización en la que nos encontramos inmersos como sociedad, pero también, es un claro recorte para aumentar los márgenes de beneficio de dichas empresas, ya que sin ellos, pierden su sentido.

Desde Muskizko Ikastola pensamos que los comedores escolares jamás deberían plantearse como un negocio. Por otro lado, tanto la organización mundial de la salud (OMS) como la asociación española de pediatría (AEP) alertan que el exceso de peso y la mala alimentación son factores de riesgo para enfermedades en edad adulta, y además se asocian con el deterioro de la salud durante la infancia. Ignorar estas advertencias, puede ocasionar graves problemas. Por todo ello pensamos que deberíamos de tener unos comedores más sanos, cercanos y justos, con proveedores de la zona, con productos de calidad y que respeten el medio ambiente y los derechos laborales. Además de todo esto, deberían de cumplir una función educativa, aspecto fundamental de la educación competencial.

El hecho de que los centros públicos no tengamos poder de decisión alguno sobre lo que nuestros hijos comen, será legal, pero es profundamente inmoral y carece de sentido común. Si además tenemos en cuenta que los centros concertados si tienen capacidad de elección y decisión de cómo gestionar su comedor, entendemos que existe un claro agravio comparativo y es una gran injusticia en un aspecto tan fundamental como es la alimentación de nuestr@s hij@s.

El grupo de trabajo de madres y padres que se ocupa del tema de la mejora del comedor escolar no se hace responsable, ni apoya, determinados  comentarios que se están vertiendo las redes sociales por parte de personas absolutamente desinformadas sobre la realidad de nuestro centro escolar, y lamenta que una iniciativa bienintencionada haya derivado en un perjuicio para el centro.

Muskizko Ikastola, manifiesta su voluntad de trabajar por un modelo de gestión de los comedores escolares integrador e integrado que promueva la economía y los productores locales.

Más información sobre nuevos modelos de gestión de comedores escolares en Gure platera, gure aukera